Las actividades al aire libre y las nuevas formas de encuentro y participación para personas mayores incrementan día a día el número de participantes en la ciudad cacereña por lo que se ha decidido ampliar las plazas para este tipo de acciones.

El Ayuntamiento de Cáceres a través del Instituto Municipal de Asuntos Sociales, está comprobando la gran aceptación que han tenido en estos últimos quince días las actividades programadas para personas mayores al aire libre por lo que se ha tomado esta decisión.

Con el objetivo de  mantener contacto directo con las personas mayores de las distintas asociaciones de la ciudad, intentando buscar espacios compartidos de encuentro, que no pongan en peligro las medidas de  prevención contra la COVID19  por una parte y por otra facilitar la comunicación entre iguales y con el equipo de trabajo de mayores del IMAS, “se han programado nuevas formas de participación y encuentro entre los mayores, tales como paseos de acompañamiento emocional con personas de la zona de San Marquino, barrio en el que viven muchas personas de edad avanzada, de la asociación de mayores de la zona, de la asociación del Parque del Príncipe, de la casa de las personas mayores, de la asociación de mayores de Aldea Moret, zona de Santa Lucia, y  de la zona centro y sur de la ciudad”, ha detallado María José Pulido concejala de asuntos sociales del Ayuntamiento cacereño.

Se trata de grupos reducidos de 6 a 8 personas, que se reúnen por las mañanas durante hora y media cada grupo, se encuentran en las distintas zonas acordadas y comparten  paseos, conversaciones y deseos para la Navidad y para el futuro próximo, recorriendo los distintos paseos de la ciudad, parques y zonas verdes, parque del príncipe, parque  del Rodeo, Paseo Alto, poblado minero, centro de interpretación de  Aldea Moret, la zona de Proa,  etc.

En esta actividad están participando actualmente cuarenta personas mayores, y se están creando nuevos grupos dada la gran aceptación que ha tenido.

También se han creado grupos reducidos de personas mayores, mayoritariamente mujeres, para realizar ejercicio físico, actividades de psicomotricidad y relajación, al aire libre. En esta actividad participan 15  personas, en grupos reducidos.

Trabajar la estimulación cognitiva vía online o por WhatsApp, o videollamada con grupos de mayores es otra actividad que ya desde el confinamiento se está realizando con grupos de Aguas Vivas, de la asociación Parque del Príncipe, y de Santa Lucía y la asociación de Aldea Moret con docentes jubilados.

Desde el IMAS también se mantiene una relación directa con personas que viven solas, que no quieren participar en las actividades al aire libre por miedo al contagio y viven un confinamiento ya muy largo, manteniendo conversaciones por teléfono con ellas o encuentros  por  vídeollamada, para valorar su estado de ánimo, escucharlas y  generarles esperanzas a través de la conversación telefónica. “Una conversación telefónica aunque sea de pocos minutos, puede alegrar el día a una persona que vive sola”, insiste Pulido.

“Se buscan constantemente nuevas formas de  participación social y de relación con los colectivos más vulnerables, intentando  darle  el espacio y el tiempo que  ellos merecen, porque son muy importantes para la ciudad y les necesitamos. Y les necesitamos bien”, concluye la edil.