El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha destacado el compromiso del Ayuntamiento con la cultura y el sector cultural, así como la necesidad de que exista un compromiso sólido por parte de las administraciones por ayudar a este sector e intentar que resista porque la cultura forma parte de lo que sostiene la civilización, la sociedad y la democracia.

En la presentación del XXXII Festival de Teatro Clásico de Cáceres, Salaya ha destacado que “es un día especial porque nos recuerda esta normalidad que vamos recuperando poco a poco, por suerte tuvimos festival el año pasado y hubo dudas en muchos momentos, y ahora es importante por evitar normalizar esa excepcionalidad en la que estamos instalados desde hace casi año y medio”.

«Una excepcionalidad que es especialmente excepcional», ha incidido, “ni siquiera durante dos guerras mundiales se cerraron los teatros, entendiendo que el teatro era fundamental por muchas razones, para el esparcimiento, la relajación y el enriquecimiento cultural de la sociedad; y esta maldita pandemia consiguió frenar una actividad que durante muchísimos años no habíamos visto parar”.

En esta edición “vemos la reconversión de espacios que no están originalmente destinados para el teatro y también espacios destinados para el teatro que han tenido que readaptarse a las nuevas circunstancias, y tendremos que ver también más adelante  la pérdida de tejido cultural que sufriremos también después de esta terrible crisis”, ha destacado el regidor municipal.

“Y tiene que existir, y creo que lo hay o al menos lo estamos intentando, un compromiso sólido de las administraciones públicas para ayudar al sector y para intentar que resista”, ha afirmado, “y también un compromiso del sector para que todos estos esfuerzos se consoliden y se traduzcan en seguridad laboral, porque los esfuerzos por mantener el sector no pueden convertirse solo en esfuerzos por la supervivencia de las compañías si luego no se traducen de forma automática en esfuerzos por el mantenimiento de las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras del sector”.

En eso tenemos que poner también el ojo las administraciones, y tiene que estar también el compromiso del sector, ha añadido, “en tiempos de crisis, en muchos casos hemos sido capaces de salvar empresas pero no hemos sido capaces de salvar a los trabajadores y trabajadoras, y garantizar una seguridad y unas condiciones laborales mínimas”.

Salaya ha destacado que “este festival es una de las citas más destacadas en la agenda cultural de la ciudad, una cita fundamental y de la que sentirnos orgullos, que se ha convertido en un auténtico referente, con un público fiel, que acerca mucha gente a nuestra ciudad y nos enriquece”.

Ha afirmado que la apuesta por la cultura segura y por el sector tiene que ser clave, “lo es también de manera firme por el Ayuntamiento y además tenemos que animar a la ciudanía a acudir al teatro, apoyar al sector e ir recuperando esos espacios que tanto nos ayudaron durante el confinamiento para mantener la moral alta, enriquecernos y recordar porque seguía teniendo sentido todo esto”.

“En este momento en el que se cuestiona todo lo que no se considera que es fundamental, el teatro y el arte está entre lo fundamental porque forma parte de lo que sostiene la civilización, la sociedad y la democracia y esos espacios de libertad que nos permiten ser una sociedad libre”, ha concluido Salaya.