La Comisión Informativa de Acción Comunitaria ha servido esta mañana para conocer que el ayuntamiento cacereño ha concedido 711 ayudas económicas directas dentro del Plan de Estímulo Local a personas autónomas y pymes de nuestra ciudad con el millón de euros que se decidió destinar con el objetivo de ayudar a pagar alquileres, nómicas, cuotas de la Seguridad Social, suministros, tasas, tributos y publicidad debido a la situación de pandemia por COVID-19.

La propuesta del gobierno local fue dividir las ayudas de la siguiente manera: 1.000 euros de inicio al autónomo o pyme que lo solicitara, 999 más si tenía un local en Cáceres y entre 500 y 1.000 euros extras en función del número de personas empleadas. La media del importe por solicitud de subvenciones concedidas asciende a 1.489,49 euros.

Desde el consistorio además para ayudar también al sector hostelero se decidió no cobrar la tasa de terrazas el próximo año 2021.

La concejala de Economía, María Ángeles Costa, ha seguido manteniendo que «hay que reforzar» las ayudas directas al sector servicios, como el comercio o la hostelería, ya que es el principal motor económico de la ciudad y se ha visto «muy afectado» por la situación actual de pandemia.

Costa ya avanzó en su momento que, de cara a los Presupuestos municipales de 2021, se están barajando varias opciones para que las cuentas del Consistorio cacereño recojan más ayudas directas al comercio y la hostelería de la ciudad, de forma que se complementen con el millón de euros que ya se ha destinado en este ejercicio en el plan de ayuda para paliar los efectos de la Covid-19 y del que se han visto beneficiados los 711 establecimientos y autónomos.

«Evidentemente, hay que reforzar esas medidas», subrayó la responsable de la elaboración de las cuentas municipales que ha recordado que se está ultimando el documento y se están teniendo en cuenta «todas las opciones».

Costa además puntualizó que, aunque en el Presupuesto inicial no se pueda introducir esas ayudas, «hay posibilidades» de hacerlo más adelante. «Incluso, aunque no pudiéramos introducirlas ahora, hay posibilidades, porque somos conscientes de que la situación actual es muy delicada, no solo para el comercio, sino para otros sectores de la ciudad», insistió.

No obstante, recordó que la situación económica de las arcas municipales no es buena debido a la bajada de ingresos y al gasto derivado de la pandemia y «hay que tenerlo todo en cuenta», concluyó.